[El Negro Metal] Disco del mes – JUNIO: Trenchant – Martial Chaos (Demo, 2018)

trenchant_martial_chaos

Trenchant – Martial Chaos (Maqueta autoeditada, 2018)

[Reseña atrasada]

Volvemos con otra nueva edición de un año que se está tomando su tiempo para ofrecernos publicaciones de calidad. En este caso se trata de una obra muy breve, con sólo tres canciones, firmada por Trenchant, un grupo de Austin, Texas, bajo el título de Martial Chaos. Aunque estamos ante una formación de nuevo cuño, sus miembros son veteranos que han pasado por distintos grupos de dentro y fuera de su escena local; tras los seudónimos de tres letras de los componentes del grupo se esconden Nick Norris y Jeff Tandy, actuales locutores del programa Metalenema (del cual La Naranja Metálica es una copia vulgar, pero respetuosa), acompañados a la batería por el mexicano Aldo Guerra, percusionista de formaciones tan destacadas como Mortuary u Obeisance.

Todo indica que Norris es quien tira aquí de los hilos, aunque es probable que los demás miembros contribuyan en un grado no desdeñable, considerando su currículum. Hablamos pues de un grupo viejo-nuevo, como aquella Sinagoga de Praga, o viejoven, como se dice por Castilla-La Mancha, ya que pese a su reciente aparición cuenta con una plantilla que acumula una extensa experiencia. En cuanto al disco, es difícil determinar si constituye una maqueta o un EP, dado que se distribuye abiertamente a través de Bandcamp, pero nos quedaremos con la primera opción, al no haber sido publicado oficialmente por ningún sello hasta la fecha. […]

Trenchant – Martial Chaos (Demo, 2018)

Escuchando: Necropsy – 2013 – The Complete Demo Recordings 1986-1991

Anuncios

[El Negro Metal] Disco del mes – MAYO: Amorphis – The Karelian Isthmus (1992)

 

amorphis_the_karelian_isthmus

Amorphis – The Karelian Isthmus (Relapse Records, 1992)

[Reseña atrasada]

A menudo me veo volviendo a discos clásicos que no escuchaba desde hace años, no sólo para disfrutar de su vigencia inalterable sino, últimamente, en busca de canciones que todavía no hayan sonado en nuestro programa de radio. Oír un álbum con este fin es algo distinto a hacerlo por puro placer, y también difiere no poco de la escucha con objeto de elaborar una reseña. Esta distinción entre tres métodos de escucha me trae a la mente la clasificación en tres niveles establecida por Aaron Copland, con la que podría compararse a grandes rasgos. Si el “nivel sensual” corresponde al simple disfrute sin mayores consideraciones, el “nivel expresivo” podría asemejarse al acto de escoger una canción entre las demás por su elocuencia, ejemplaridad o poder, lo que nos dejaría con un “nivel estrictamente musical” paralelo a la tarea de analizar un disco por escrito tratando de describir y desentrañar sus estructuras, mecanismos y características explícitas e implícitas. Abordar una pieza musical a este nivel exige que ésta sea lo suficientemente rica en contenido como para justificar un análisis extenso y pausado, y por eso, cuando no ha llegado a mí ninguna edición reciente que responda a esos rasgos, suelo recurrir a los clásicos, de los que siempre es posible extraer un nuevo brillo por mucho tiempo que pase. El escogido este mes es una de mis reescuchas más recientes, The Karelian Isthmus, el debut de los finlandeses Amorphis, considerado por algunos uno de los mejores discos de death metal de la historia. Como le ocurrió a muchos otros grupos de la primera época, incluyendo compatriotas suyos como Xysma o Sentenced, al empezar a acariciar una cierta fama cambiaron rápidamente de estilo para aproximarse al rock, con resultados bastante inspirados en un primer momento (Tales from the Thousand Lakes), que muy pronto degeneraron en un hard rock anodino y trivial en cuanto el éxito se les subió a la cabeza (a partir de Elegy) y vieron cómo se abría ante ellos la posibilidad de hacer carrera en el mundo de la música con mucho menos esfuerzo del realizado hasta entonces. No obstante, lo que un grupo haga a posteriori no empaña las virtudes de su producción previa, y este es un perfecto ejemplo de ello. Es preciso puntualizar que, en este caso, lo que me interesa al volver a este álbum no es tanto lo bueno que sea, ni lo que hace que me apetezca escucharlo en un momento determinado o incluirlo en la lista de canciones del programa, sino más bien averiguar en qué consiste su calidad objetiva y cómo ésta se manifiesta, una tarea que requiere un poco más de reflexión. […]

Amorphis – The Karelian Isthmus (1992)

Escuchando: Hellhammer – 1983 – Buried & Forgotten (7” Bootleg)

[El Negro Metal] Disco del mes – ABRIL: Varathron – Patriarchs of Evil (2018)

varathron_patriarchs_of_evil

Varathron – Patriarchs of Evil (Agonia Records, 2018)

Este es desde mi punto de vista el primer disco reseñable de este año, que entra por la puerta grande. Los lectores habituales no necesitarán ninguna introducción a este grupo, del que ya hemos hablado con frecuencia y cuyo último álbum comentamos en los albores de esta misma sección. Casi cuatro años después de aquello, Varathron regresa con un nuevo título que está a la altura de las expectativas y ofrece una magnífica escucha de black metal en el inconfundible estilo griego. Al igual que hicieron en Untrodden Corridors of Hades, los veteranos de Ioánnina han sabido mantener ese complejo equilibrio entre el respeto a su sonido clásico y el desarrollo de nuevas formas ligeramente distintas y más modernas, pero directamente emparentadas con sus discos más antiguos. He esperado a tener el cedé en mis manos, tras pedirlo directamente al sello, antes de lanzarme a escribir mis impresiones sobre él, aunque por fortuna ya lo había escuchado previamente gracias a la buena costumbre que tiene Agonia Records de subir todo lo que publica a YouTube, a su nombre y disponible gratuitamente en buena calidad. Otras discográficas hacen lo mismo en Bandcamp, con un resultado igual de positivo. En un mercado tan limitado como el del metal extremo, esta política tiene más ventajas que inconvenientes, porque permite hacer publicidad directa sin grandes costes en lugar de intentar blindar un producto que, a fin de cuentas, no se va a vender en grandes cantidades. De todas formas, los románticos como un servidor no se resisten a adquirir el objeto físico (incluso cuando viene acompañado por un libreto decepcionantemente escueto que ni siquiera respeta el orden de las canciones), no tanto por un sano fetichismo como por apoyar al grupo de la forma más eficaz; aunque después de más de un desengaño, hace tiempo que dejé de comprar discos sin haberlos oído con anterioridad. Con Varathron, no obstante, no parece haber riesgo: su sólida discografía hasta la fecha es garantía de calidad, y pese a que mi sincera opinión sobre Patriarchs of Evil es que no es tan bueno como su predecesor, no deja de ser un álbum excelente y altamente disfrutable. […]

Varathron – Patriarchs of Evil (2018)

Escuchando: Al Andaluz Project – 2007 – Deus et Diabolus

[El Negro Metal] Disco del mes – MARZO: Peste Noire – Ballade Cuntre lo Anemi Francor (2009)

peste_noire_ballade_cuntre_lo_anemi_francor

Peste Noire – Ballade Cuntre lo Anemi Francor (De Profundis Éditions, 2009)

En las últimas semanas he estado escuchando con frecuencia este disco, junto a la discografía completa del grupo que lo sacó hace unos años, y me he llevado una grata sorpresa. Por comentarios de terceros y valoraciones leídas por doquier me había dado la impresión de ser una formación burdamente ultraderechista, a juzgar por el consenso de su adscripción a la escena NSBM, y al mismo tiempo una propuesta gratuitamente excesiva y heterodoxa, que mezclaría sonidos e influencias múltiples sin ton ni son con el simple ánimo de asombrar o extrañar en un plano superficial. Lo cierto es que Peste Noire no es ninguna de las dos cosas, pero cuesta un poco llegar a esta conclusión, no sólo por el arraigo de que gozan dichas opiniones entre muchos fans del metal, sino también porque el grupo no lo pone nada fácil, y no parece estar por la labor de resultar muy accesible. Tras escuchar todos sus discos de principio a fin, mi conclusión es que Ballade Cuntre lo Anemi Francor es, si no el mejor de ellos, tal vez sí el más representativo de su evolución, y el que más me ha gustado a nivel personal. L’Ordure à l’état pur, el siguiente álbum, quizá sea más ambicioso y conseguido, pero el camino que llevó hasta esa fórmula tuvo que pasar necesariamente por su predecesor, formalmente más sencillo pero también más centrado. Del resto de títulos principales, los dos primeros están, en opinión de este cronista, demasiado ligados al black metal francés canónico de los noventa del que surgió el grupo, y en los dos posteriores, pese a su interés, no se consigue llegar mucho más allá de lo alcanzado durante su etapa media. Aquí es donde nos situaremos, con este disco que lleva un extraño nombre en francés antiguo, cuya curiosa portada, mezcla de miniatura medieval y grafiti punk, resume visualmente la síntesis difícil pero lograda, tanto sonora como conceptual, en la que radica la originalidad del grupo, rechazado por muchos debido a aspectos musicales y extramusicales que comentaremos a continuación. […]

Peste Noire – Ballade Cuntre lo Anemi Francor (2009)

Escuchando: Candlemass – 1988 – Ancient Dreams