[El Negro Metal] Nueva entrevista: Impetuous Ritual (por Bardo Methodology)

impetuous_ritual1

Tenemos el placer de anunciar una colaboración de lujo: el sitio web sueco Bardo Methodology, que en los últimos dos años se ha granjeado una merecida reputación por sus exhaustivas y brillantes entrevistas a todo tipo de grupos del panorama del metal, nos ha cedido una entrevista publicada exclusivamente en su edición en papel, traducida por Ulises Lombana, su traductor habitual al castellano. Se trata de la primera entrevista, y la única hasta la fecha, concedida por el grupo australiano Impetuous Ritual, una formación que opera en equilibrio sobre la fina línea que separa el death metal más disonante y extremo del ruido caótico y violento:

Entrevista a Impetuous Ritual

Escuchando: The Devil & The Universe – 2014 – Haunted Summer

Anuncios

Jenofonte – Anábasis

Jenofonte – Anábasis (Anabasis, By Xenophon), traducción de Henry Graham Dakyns (1838-1911), gutenberg.org

Esta es la primera reseña literaria de mi autoría que no viene acompañada por la foto de portada. La razón es muy simple, se trata del primer libro que he leído entero en un soporte digital, el Kindle que me compré hace ya tiempo. Normalmente me gusta adquirir los libros en papel, especialmente si son nuevos y su precio con respecto al ebook no varía demasiado, como suele ser el caso (algo totalmente incomprensible, dicho sea de paso), por lo que utilizo el dispositivo electrónico exclusivamente para hojear las obras libres de derechos que he descargado de las fantásticas páginas que se dedican a almacenar este tipo de documentos, con Project Gutenberg a la cabeza. Esto es totalmente legal, porque los derechos han prescrito, y supone una alternativa más que satisfactoria a las ediciones de clásicos que pueden encontrarse en librerías generalistas y, al menos hasta no hace mucho tiempo, consistían en traducciones que dejaban mucho que desear.

Gracias a un sitio web como Project Gutenberg he podido encontrar una versión de la Anábasis traducida por Henry Graham Dakyns (1838-1911), un profesor de Cambridge conocido precisamente por haber traducido las obras de Jenofonte. Que un libro esté exento de derechos significa que han pasado más de setenta años desde la muerte de su autor (o traductor, en este caso), lo que implica que la obra suele ser bastante antigua. Esta traducción en concreto está plasmada en un inglés decimonónico tan complejo como fascinante, trufado de vocabulario y expresiones francesas ya en desuso, y con una calidad literaria manifiesta que hace de la lectura un deleite a pesar de la dificultad. He tardado bastante tiempo en terminar de leerla, no tanto por lo ambicioso de la empresa como para poder disfrutarla con tranquilidad, y se la recomienda a cualquiera con un buen dominio del inglés que desee conocer esta historia en una versión hermosa y arcaizante.

La Anábasis, también conocida como “Expedición de los Diez Mil”, es el relato de las vicisitudes de algo más de diez mil mercenarios griegos que acompañaron al pretendiente al trono Ciro el Joven en su viaje para derrocar a su hermano Artajerjes II, rey de Persia, en el año 401 antes de nuestra era. La aventura no sale según lo esperado, y los soldados deben abrirse camino por territorio hostil, manteniéndose unidos, para intentar conservar la vida y regresar a su tierra de origen. La palabra griega “anábasis” significa “subida o marcha desde la costa hacia el interior”, en uno de esos excelentes ejemplos de la complejidad semántica que caracterizaba al griego clásico que, como es natural, ha tendido a simplificarse con el paso de los siglos. El autor es el ateniense Jenofonte, uno de los oficiales de la tropa, que resulta elegido, junto a otro general espartano, para tomar el mando de los diez mil después de que los líderes originales fueran ejecutados a traición por los persas con el objetivo de descabezar al ejército. Tras mucho penar y combates sin fin, los helenos consiguen llegar hasta la costa del Mar Negro, territorio colonizado por griegos, desde donde son transportados hasta la parte europea de la actual Turquía (Tracia, en aquella época). Una vez allí, en lugar de regresar a sus lugares de origen, los mercenarios se vuelven a enrolar, esta vez bajo el mando de los espartanos, que tras haberse alzado con el triunfo en la Guerra del Peloponeso pocos años antes eran los amos indiscutibles del mundo helénico. Jenofonte no los acompaña, ya que abandona su cargo y regresa a la Hélade, concluyendo aquí la narración.

El estilo del libro es sencillo y ameno, caracterizado por el uso de la tercera persona, no tanto por falsa modestia como por un afán de distanciarse de lo contado en un intento por mantener cierta objetividad. Históricamente tiene gran valor, ya que constituye uno de los pocos testimonios de la geografía y los pueblos que habitaban en las antiguas regiones hoy en día ubicadas en Irak, Siria, Armenia y Turquía antes de que aquella zona quedara bajo la influencia del mundo helénico con la llegada de Alejandro Magno. Algunos pasajes son marcadamente dramáticos o emotivos, pero también hay sitio para el humor, incluido algún que otro chiste que resulta extrañamente cercano (como cuando, al organizar una partida para realizar saqueos en territorio enemigo, Jenofonte le dice al otro jefe, espartano, que el líder debería ser lacedemonio, ya que en su educación los jóvenes de Esparta pasan temporadas viviendo en el bosque y alimentándose únicamente de lo que consiguen robar sin que los descubran, a lo que el otro contesta que también podría ser ateniense, porque en Atenas se tiene la costumbre de elegir como líderes a ladrones y corruptos). En conjunto cabe hablar de una lectura apasionante y nada pesada, que pese a la distancia temporal genera empatía y proximidad, tal vez por estar visiblemente imbuida de ese deseo de conocer e indagar personalmente en el verdadero origen de las cosas que ha caracterizado desde tiempos antiguos a lo mejor del pensamiento occidental. Si el lector no se atreve con la versión de Dakyns, seguro que encuentra más de una traducción decente al castellano.

Escuchando: Black Sabbath – 1983 – Born Again

[El Negro Metal] Disco del mes – ABRIL: Varathron – Patriarchs of Evil (2018)

varathron_patriarchs_of_evil

Varathron – Patriarchs of Evil (Agonia Records, 2018)

Este es desde mi punto de vista el primer disco reseñable de este año, que entra por la puerta grande. Los lectores habituales no necesitarán ninguna introducción a este grupo, del que ya hemos hablado con frecuencia y cuyo último álbum comentamos en los albores de esta misma sección. Casi cuatro años después de aquello, Varathron regresa con un nuevo título que está a la altura de las expectativas y ofrece una magnífica escucha de black metal en el inconfundible estilo griego. Al igual que hicieron en Untrodden Corridors of Hades, los veteranos de Ioánnina han sabido mantener ese complejo equilibrio entre el respeto a su sonido clásico y el desarrollo de nuevas formas ligeramente distintas y más modernas, pero directamente emparentadas con sus discos más antiguos. He esperado a tener el cedé en mis manos, tras pedirlo directamente al sello, antes de lanzarme a escribir mis impresiones sobre él, aunque por fortuna ya lo había escuchado previamente gracias a la buena costumbre que tiene Agonia Records de subir todo lo que publica a YouTube, a su nombre y disponible gratuitamente en buena calidad. Otras discográficas hacen lo mismo en Bandcamp, con un resultado igual de positivo. En un mercado tan limitado como el del metal extremo, esta política tiene más ventajas que inconvenientes, porque permite hacer publicidad directa sin grandes costes en lugar de intentar blindar un producto que, a fin de cuentas, no se va a vender en grandes cantidades. De todas formas, los románticos como un servidor no se resisten a adquirir el objeto físico (incluso cuando viene acompañado por un libreto decepcionantemente escueto que ni siquiera respeta el orden de las canciones), no tanto por un sano fetichismo como por apoyar al grupo de la forma más eficaz; aunque después de más de un desengaño, hace tiempo que dejé de comprar discos sin haberlos oído con anterioridad. Con Varathron, no obstante, no parece haber riesgo: su sólida discografía hasta la fecha es garantía de calidad, y pese a que mi sincera opinión sobre Patriarchs of Evil es que no es tan bueno como su predecesor, no deja de ser un álbum excelente y altamente disfrutable. […]

Varathron – Patriarchs of Evil (2018)

Escuchando: Al Andaluz Project – 2007 – Deus et Diabolus

Pounding Metal Fest 2018, Sala Mon, Madrid, 05.05.2018

18_05_05_pounding_whiplash

Whiplash

18_05_05_pounding_angel_witch

Angel Witch

Por fin he podido asistir a uno de estos fabulosos festivales que monta la asociación heavy (interesante concepto) del mismo nombre. Consagrados al metal más clásico y ochentero, sus carteles son una mezcla de leyendas consagradas y nombres más desconocidos pero igualmente relevantes con los que ofrecer saraos potentes y asequibles sin la masificación que traen consigo los grandes nombres. Por desgracia me fue imposible acudir a una hora decente para ver a algunos teloneros, así que únicamente pude disfrutar de las dos actuaciones principales, que no obstante merecieron la pena por sí solas. Los norteamericanos Whiplash pusieron el toque cañero con su thrash metal machacón e incansable, y una gran sintonía con el público. Angel Witch por su parte fueron mucho más reservados, aunque ese halo de pioneros de la NWOBHM que destila su música bastó para generar una atmósfera muy especial. En la sala escogida pudieron verse atuendos y peinados en peligro de extinción desde finales de los ochenta, todo un despliegue de exuberancia capilar y estilismo metalero clásico de gran deleite visual. Es bueno que siga habiendo conciertos de este tipo por mucho tiempo que pase, porque al contrario que algún que otro mullet y outfit démodé, el buen heavy metal no tiene ni tuvo nunca fecha de caducidad.

Escuchando: Mike Oldfield – 1990 – Amarok