[El Negro Metal] Disco del mes – OCTUBRE: Mørketida – Panphage Mysticism (2018)

moerketida_panphage_mysticism

Mørketida – Panphage Mysticism (Werewolf Records, 2018)

He aquí otra entrada de este año, que nos ha sorprendido positivamente pese a su engañosa apariencia trivial e indistinta. Viene firmada por Mørketida, un grupo de black metal prácticamente desconocido hasta la fecha y afincado en Laitila, un pequeño municipio de la Finlandia suroccidental, a medio camino entre Turku y Rauma, es decir, en mitad de ninguna parte o, como dirían por allá, keskellä ei mitään. La formación está compuesta por tan sólo dos individuos, con la ayuda de un tercer miembro de sesión, lo que constituye un núcleo compacto pero lo suficientemente amplio como para evitar las carencias habituales de los proyectos unipersonales típicos del género. Panphage Mysticism es su primer disco, y pese a su breve duración es el fruto de más de un lustro de trabajo, cosa que puede advertirse en lo conciso y pulido de su fórmula. No encontraremos aquí nada realmente revolucionario, pero sí una nueva reinterpretación de elementos reconocibles que consigue configurar un contexto propio y dar voz a un mensaje único e intransferible. […]

Mørketida – Panphage Mysticism (2018)

Escuchando: Nasty Savage – 1985 – Nasty Savage

Anuncios

[El Negro Metal] Disco del mes – MAYO: Amorphis – The Karelian Isthmus (1992)

 

amorphis_the_karelian_isthmus

Amorphis – The Karelian Isthmus (Relapse Records, 1992)

[Reseña atrasada]

A menudo me veo volviendo a discos clásicos que no escuchaba desde hace años, no sólo para disfrutar de su vigencia inalterable sino, últimamente, en busca de canciones que todavía no hayan sonado en nuestro programa de radio. Oír un álbum con este fin es algo distinto a hacerlo por puro placer, y también difiere no poco de la escucha con objeto de elaborar una reseña. Esta distinción entre tres métodos de escucha me trae a la mente la clasificación en tres niveles establecida por Aaron Copland, con la que podría compararse a grandes rasgos. Si el “nivel sensual” corresponde al simple disfrute sin mayores consideraciones, el “nivel expresivo” podría asemejarse al acto de escoger una canción entre las demás por su elocuencia, ejemplaridad o poder, lo que nos dejaría con un “nivel estrictamente musical” paralelo a la tarea de analizar un disco por escrito tratando de describir y desentrañar sus estructuras, mecanismos y características explícitas e implícitas. Abordar una pieza musical a este nivel exige que ésta sea lo suficientemente rica en contenido como para justificar un análisis extenso y pausado, y por eso, cuando no ha llegado a mí ninguna edición reciente que responda a esos rasgos, suelo recurrir a los clásicos, de los que siempre es posible extraer un nuevo brillo por mucho tiempo que pase. El escogido este mes es una de mis reescuchas más recientes, The Karelian Isthmus, el debut de los finlandeses Amorphis, considerado por algunos uno de los mejores discos de death metal de la historia. Como le ocurrió a muchos otros grupos de la primera época, incluyendo compatriotas suyos como Xysma o Sentenced, al empezar a acariciar una cierta fama cambiaron rápidamente de estilo para aproximarse al rock, con resultados bastante inspirados en un primer momento (Tales from the Thousand Lakes), que muy pronto degeneraron en un hard rock anodino y trivial en cuanto el éxito se les subió a la cabeza (a partir de Elegy) y vieron cómo se abría ante ellos la posibilidad de hacer carrera en el mundo de la música con mucho menos esfuerzo del realizado hasta entonces. No obstante, lo que un grupo haga a posteriori no empaña las virtudes de su producción previa, y este es un perfecto ejemplo de ello. Es preciso puntualizar que, en este caso, lo que me interesa al volver a este álbum no es tanto lo bueno que sea, ni lo que hace que me apetezca escucharlo en un momento determinado o incluirlo en la lista de canciones del programa, sino más bien averiguar en qué consiste su calidad objetiva y cómo ésta se manifiesta, una tarea que requiere un poco más de reflexión. […]

Amorphis – The Karelian Isthmus (1992)

Escuchando: Hellhammer – 1983 – Buried & Forgotten (7” Bootleg)

El finlandés más mono del mundo

18_05_15_norppalive

Desde hace unos cuantos días, en esta página de la sección finlandesa de WWF puede observarse, a través de una webcam instalada a orillas del lago Saimaa, el día a día de las focas de dicho lago, una especie autóctona en peligro de extinción. Dicha vida cotidiana consiste básicamente en estar tumbadas todo el día sobre una piedra rascándose y tomando el sol, pero estos animalitos son tan simpáticos y graciosos que uno no se cansa de contemplar sus monerías. La cámara sólo estará activa durante unas semanas, así que aprovechen desde ya.

Escuchando: Exhorder – 1990 – Slaughter in the Vatican